BANNER W SAPP
BANNER CHESS
itp
orto ichi
chiwas
utp
stab
NN NOTICIAS
jv
autopartes
itec
7leguas
comex coparmex

RESPETO, LA AUSENCIA QUE MARCA LA DIFERENCIA

Por: Reportero | Fecha: 12/04/2016 16:34

Por Ernesto Salayandia García
.

El metro de Japón, comparado con el de México

Hay un video donde se muestra el orden que guardan los pasajeros de Tokio, antes de subirse al tren subterráneo; forman dos filas al lado de las puertas de los vagones, dos largas filas, y esperan a que las personan en descenso salgan, ordenadamente, sin empujones, sin rebasar bruscamente, para avanzar más rápido, y en cuestión de segundos, se bajan todos de inmediato, igual con respeto, los pasajeros, nuevos abordan el tren subterráneo, la otra imagen, muestra una estación del Metro en la ciudad de México, los que se mueven primero son los que van a entrar y no dejan que las personas que van a abandonar el Metro puedan salir, por supuesto que hay empujones, pisotones y agresiones físicas y verbales, dan una clara muestra de que no hay educación, ni mucho menos respeto, la mayoría carece de paciencia, empatía, humildad, cultura, prudencia y cordialidad, la mayoría de los pasajeros viven en el acelere y adentro del vagón, apretados como sardinas con la presencia de los enfermos sexuales que les gusta rozar y tocar las partes íntimas de las mujeres.- Esa es una gran diferencia, entre México y Japón.


Una costumbre que se hace ley

A las 5 de la mañana en las estaciones del Metro de Tokio, los trabajadores dejan sus bicicletas debidamente acomodadas en un estacionamiento especial para ello, no usan candados, ni cadenas ni nada, las bicicletas quedan ahí sueltas para que sus dueños, sin mayor problema, después de su jornada laboral, se bajen de la estación del Metro y usen su bicicleta que los traslade rumbo a su casa, la razón es muy simple, los niños aprenden que no deben de tomar lo que no es suyo, que deben de respetar las cosas de otros, no tomar ese chocolate, sin dueño en apariencia que tiene varios días en el refrigerador, no tomar el dinero que dejó mamá en la cómoda, no tomar el celular, el cargador, la ropa de otros, los niños respetan y no se adueñan de lo que no es de ellos, es una cultura que se hereda y se trasmite de una generación a otra, es el respeto, en cambio en México, aplicamos el dicho de que Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente, otro, más vale que digan, aquí corrió, que aquí quedó.- Matanga dice la changa.


La nula educación vial un reflejo del mexicano
Tal vez, la mayoría de los conductores desconozcan qué significa el mensaje que dice: “Respetar la boca calle”, parece que el teatrero tuviera en mensaje contrario.- OBSTRUYE LA BOCA CALLE, NO CEDAS EL PASO NI DEJES PASAR A LOS CONDUCTORES.- Cierto es que son pocas las personas que muestran su educación y dejan el espacio suficiente para que los vehículos de la otra calle circulen mientras están los otros en luz roja, hay tantas faltas en materia de educación vial como estacionarse en lugares para discapacitados sin serlo, esto parece un deporte nacional, les importa un bledo, hay quienes manejan en cámara lenta en carriles de alta velocidad, los que bloquean las cocheras a pesar de que dice no estacionarse, los que se estacionan en lugares prohibidos, como en las esquinas de las calles o avenidas, los que no respetan si el estacionamiento dice.- PRENSA.- Área de ascenso y descenso, No Estacionarse, y qué decir de los cruces peatonales, muchas personas son atropelladas porque confían que el conductor se va a detener y dar el derecho al peatón, hay peatones que atraviesan las calles sin precaución, sin voltear para ningún lado, sin el cuidado necesario, hay una clara muestra de que no tenemos la más mínima noción de lo que es el respeto y la educación vial.


Significado de Respeto

El respeto es un sentimiento positivo que se refiere a la acción de respetar; es equivalente a tener veneración, aprecio y reconocimiento por una persona o cosa. El respeto es uno de los valores morales más importantes del ser humano, pues es fundamental para lograr una armoniosa interacción social. Es necesario saber o aprender a respetar, a comprender al otro, a valorar sus intereses y necesidades. En este sentido, el respeto debe ser mutuo, y nace de un sentimiento de reciprocidad. Ahora bien, el respeto también debe aprenderse. Respetar no significa estar de acuerdo en todos los ámbitos con otra persona, sino que se trata de no discriminar ni ofender a esa persona por su forma de vida y sus decisiones, siempre y cuando dichas decisiones no causen ningún daño, ni afecten o irrespeten a los demás. En este sentido, respetar también es ser tolerante con quien no piensa igual que tú, con quien no comparte tus mismos gustos o intereses, con quien es diferente o ha decidido diferenciarse. El respeto a la diversidad de ideas, opiniones y maneras de ser y de pensar.

Mis fracasos en mi relación de pareja

Reconozco que tengo grandes errores y actitudes negativas que he mantenido en mi relación de pareja, desde una pésima comunicación, hasta el desbordamiento de mis egos, arraigados por mi soberbia y mi falso orgullo, el machismo extremo que me caracterizó y me dominó casi toda mi vida, el cúmulo de defectos de carácter, los patrones de conducta groseros, déspotas, ofensivos, humillantes, pero sin duda, lo más delicado en mí, fue el haberle fallado el respeto a mi esposa, desde los insultos, burlándome de ella, criticándola, ridiculizándola, ofendiéndola, el respeto careció en mí, lo mismo era aventarle con un cenicero, que tirarle vasos y platos en sus pies, igual azotar las puertas, golpear paredes y delante de mis hijos, intimidarla con mis gritos, empujones e insultos, el respeto a su persona, a sus ideas, a su manera de ser, me importó un comino, y ahora, cuando tengo la oportunidad de hablar con matrimonios jóvenes que viven en conflicto y se acercan a mí para una orientación, recalco y dejo muy en claro mi experiencia, hablo de mis errores y de mis consecuencias, no le debes de faltar jamás el respeto a tu pareja, ni con palabras ni con acciones, muchos matrimonios fracasan por que no se respetaron.

Mis propias consecuencias

Yo le falté al respeto a mi cuerpo, abusé del alcohol desde muy temprana edad, fui alcohólico por más de 35 años, fumé desmedidamente dañando mis pulmones, corazón y cerebro, me importó un comino mi salud, me intoxiqué por más de 15 años con cocaína inhalada, desintegré la fortaleza de mis fosas nasales, arruiné mi vida en todos los sentidos, quedé en la ruina económica y le falté al respeto a los míos, porque la cocaína se convirtió en mi novia, mi amiga, mi esposa y mi amante, en mi todo, la falté al respeto a la sociedad, me convertí en un borracho, en un drogadicto, por supuesto que le falté al respeto a mi hogar, a mi madre, a los míos, le falté al respeto a Dios y le di la espalda a la vida; hoy, cerca de cumplir mis primeros 17 años limpio, trato de vivir mi vida con respeto, respetando primero que nada mi cuerpo, a la sociedad, a los conductores y a la autoridad vial, pero sobre todo a los míos, a desprenderme, a dejar que cada quien viva su vida y a vivir la mía con intensidad y dignidad, comprendo el gran valor que tiene el respeto, y de ahí erradico defectos y patrones de conducta equivocados, por ejemplo, trabajo mi puntualidad respetando el tiempo de los demás, trabajo mi tolerancia, no corrigiendo o aferrándome a dar mis ideas a los demás, también acepto a las personas como son, no como yo quisiera que fueran, y me voy a los hechos, dejando de hablar de más, demostrándome a mí mismo, que la vida tiene sentido cuando soy genuino, honesto y aplico el respeto, como un valor de valores.

La política de atole con el dedo

Hay ejecutivos, directivos de empresas, funcionarios públicos y servidores en general, que son adictos a burlarse del usuario, sus cómplices, secretarias y asistentes, le dan vueltas y vueltas al asunto, el trámite no tiene trámite, los traen de un lado a otro, se burlan del tiempo de las personas, no les resuelven y pasan meses y meses y no les concretan nada, así es como funciona, tanto en la iniciativa privada como en el gobierno a todos sus niveles, le faltan al respeto a las personas y en el caso de México, el ciudadano está harto de esta ineptitud, de tanta mediocridad de los funcionarios públicos, es un repudio total y las consecuencias de esta nefasta actitud de muchos que se suben al ladrillo y se marean por el cargo y el poder que ostentan, habrá de manifestarse tarde que temprano.

Una falta de respeto inaceptable

He estado en muchísimos eventos, en cenas, desayunos y otras reuniones con la presencia de 100, 300 0 500 personas, es una verdadera vergüenza, pena ajena, escuchar demasiado ruido de gente que habla y habla, mientras el orador está compartiendo un discurso, es de muy mal gusto que el público no respete al orador, que haga bromas y emita risas, carcajadas; todos están distraídos y el orador se desgasta hasta el cansancio, todo ello, es una clara demostración de lo mal que estamos, de la poca educación que tenemos, de la baja calidad moral de nosotros al no brindar silencio, al no escuchar cuando alguien está hablando y a ser indiferentes, más cuando nos han invitado al banquete, de mal gusto es platicar con el comensal de al lado y ello no habla muy bien de nosotros, denota la baja cultura y que los valores, como el respeto, la educación, paciencia, prudencia, empatía, sencillez, honestidad, humildad y otros más, simplemente están de vacaciones.

Un compartimiento, con mucho ruido

Fui a compartir a un grupo de cuarto y quinto paso, a hablar de mí, tocando el tema de la codependencia, de los chantajes emocionales, la extorsión, las justificaciones, la manipulación, el control, la sutileza y todo lo que conlleva esta enfermedad emocional que es la codependencia; estaba dando lo mejor de mí, cuando dos señoras estaban hable y hable, una y otra vez, hasta que de repente dejé de hablar y me les quedé viendo fijamente.- Cuando guardaron silencio.- Les pregunté, ya puedo continuar?.- O por qué no pasan al frente, tal vez sea mejor y más importante lo que están ustedes platicando, que lo que yo estoy compartiendo.- Ellas se quedaron calladas, y en sí, la lección sirvió para todo el grupo; en lo personal, se me hace injusto y por demás grosero, que cuando vas a compartir, cuando alguien está hablando, la gente esté platicando y no poniendo atención, hay también quien se fuga y no te mira, está viendo hacia el cielo con los brazos cruzados, otros agachados. En las escuelas a donde he ido, pido de favor me regalen respeto, los niños responden de una manera increíble, y muchas maestras, como estas dos señoras, se ganan de mi parte un severo reclamo. Cuando bajé las escaleras del grupo, ahí estaban las dos señoras, molestas y me reclamaron.- Cómo se sintió poniéndonos en ridículo delante de todos.- Sentí que de un momento a otro una de ellas, me iba a dar una cachetada, estaba sumamente indignada y lo único que le dije.- Tú me ofendiste, riéndote de mi testimonio y faltándome al respeto en el desarrollo de mi exposición.- Me quedé reflexivo y ello me dio pie para escribir este tema. Gracias por leerme y más por escribirme.- [email protected] Sigue la huella en twitter @teo_luna.- Conéctame en Facebook, si quieres leer este artículo completo, búscalo en crisiscreces.com ahí están mis libros a la venta. A tus órdenes 614-410-0158.

Te recomiendo que veas la siguiente Liga:
https://www.youtube.com/watch?v=no9Z1QgZ4LM



http://www.elmonitorparral.com/img/notas/79734_bd8337c841.jpg

PUBLICIDAD

ortopedia
ervilla
mosaicos uniformes
gasolinera refa